Recortes del PP
Friday, February 24, 2012

Calabuig considera que el decreto del Consell ataca el Estado del Bienestar

Intervención del portavoz del grupo municipal socialista en el Pleno Extraordinario del Ayuntamiento de Valencia


DECRETO LEY 2/2012, DE 5 DE ENERO, DE MEDIDAS URGENTES PARA LA REDUCCIÓN DEL DÉFICIT EN LA COMUNIDAD VALENCIANA


El 5 de enero el Consell puso en marcha, de forma unilateral y sin ningún consenso social, un paquete de medidas que supone la mayor agresión al sector público y a los servicios que recibimos los valencianos y las valencianas.

Y sí, efectivamente las mociones que hemos presentado eran de la máxima importancia pero hay que establecer prioridades y este decreto no tiene precedentes.



Este Ayuntamiento no puede ser ajeno a unas decisiones que suponen un golpe gravísimo a nuestra ciudad, que perjudicarán a muchos de nuestros vecinos y que compromete el futuro de Valencia.

Las medidas adoptadas en nuestra Comunidad han sido más duras que en cualquier otra, consecuencia clara de que la Comunidad Valenciana es la más endeudada de toda España, debido al despilfarro y la mala gestión del gobierno valenciano.

El paquete de medidas que contiene el Decreto de la Generalitat incluye eliminación de complementos retributivos, reducción de jornada laboral y de salarios, posibilidad de despidos generalizados para el personal interino o temporal.

Además de ello se incrementa el tramo autonómico del IRPF que va desde el 12% al 23,5%. Es decir más de 300.000 vecinos de está ciudad están directamente afectados por esta decisión.

También elimina el Decreto un amplio abanico de deducciones e incrementa el gravamen de la gasolina, el gasoil u otros hidrocarburos 1,2 a 4,8 céntimos el litro.


Cabe recordar que estas medidas se suman a la tensión e incertidumbre que una gestión catastrófica está provocando en farmacias, escuelas públicas y concertadas, abogados de oficio, empresas de servicios sociales esenciales y un largo etcétera de ciudadanos, entidades y empresas que no cobran o que sufren retrasos sin precedentes en los pagos.

El Consell con estas medidas pretende ahorrar 1000 M€ recortando salarios y disminuyendo los servicios públicos que recibe la ciudadanía.

Además, este puede ser sólo el principio, porque según el último informe publicado por FEDEA (el observatorio fiscal y financiero de las CC.AA), la desviación de déficit de la Comunidad Valenciana asciende a 3000M€, de modo que si este decreto supone un ajuste de 1000 M€, aún queda un ajuste mucho mayor de 2000M€ por lo que si continúan este tipo de medidas se producirá un gravísimo deterioro de los servicios públicos básicos de salud y educación.

Son medidas recurrentes que no estimulan el crecimiento económico ni el empleo y que generaran una espiral de contracción del consumo que afectará al estratégico sector de servicios de nuestra ciudad y por consiguiente a sus trabajadores en forma de recortes salariales y despidos.

Se trata de una estrategia profundamente equivocada que no conduce a la salida de la crisis sino a empobrecer más Valencia y al conjunto de nuestra Comunidad y que está en la línea de las medidas de corte conservador que se están tomando por el Gobierno del Sr. Rajoy y por la Unión Europea. Unas medidas que, oficialmente, ya nos han situado nuevamente en la línea de la recesión.

Los socialistas nos opondremos frontalmente a que los sectores más conservadores y ultraliberales de nuestra sociedad, aprovechando la crisis, intenten demoler las bases del estado social y democrático que hemos ido construyendo entre todos y destacadamente, por el impulso de los distintos gobiernos socialistas.

Ningún otro problema es más urgente; ningún debate es más importante.

Los ciudadanos de Valencia y de la Comunidad Valenciana y de Valencia van a sufrir una pérdida de poder adquisitivo y de prestación de servicios públicos desproporcionada con respecto al resto de ciudadanos del Estado.

No hay que olvidar que a este decreto del Consell se le añade el Real Decreto del Gobierno de España que contempla más subida de impuestos como el IRPF y el IBI, congelación de salarios e incluso eliminación de ayudas y prestaciones.

Muchas de estas medidas que golpean a los sectores más humildes y necesitados de nuestra sociedad como en el caso de la congelación del SMI y las ayudas a la dependencia o la eliminación de la renta básica de emancipación para los jóvenes.

EDUCACIÓN

Recortar en educación es recortar en un pilar básico del Estado de Bienestar, un servicio público esencial y derecho fundamental de la ciudadanía que ha de prestarse con todas las garantías necesarias para su correcto desarrollo. Está comprobado que los gobiernos que recortan en educación acaban pagándolo caro, el 50% de los parados actuales no tiene una titulación académica o profesional que facilite su incorporación al mercado laboral.

Como señaló el profesor Bok, exrector de la Universidad de Harvard, "Si ustedes creen que la educación es cara, prueben con la ignorancia".

Los últimos recortes del Consell se suman a otros que ya está aplicando la Conselleria de Educación para este curso: reducción de la plantilla de los centros, despidos de una buena parte de los profesores interinos, aumento de las ratios, desaparición de programas educativos, actividades de apoyo o desdoblamientos, aumento de la carga de trabajo del profesorado, disminución del gasto en mantenimiento de centros, etc.

Asistimos a un deterioro del sistema educativo público y de las condiciones laborales del personal que en él trabaja.

Estos recortes van a afectar directamente a ciudadanos y ciudadanas de Valencia.

Actualmente en la ciudad de Valencia trabajan 6904 personas en la educación pública que van a sufrir de forma directa los recortes del Consell, tanto en sus condiciones laborales como en las condiciones de los centros en los que desempeñan su trabajo con nuestros niños y jóvenes.

En este año ya, en la ciudad de Valencia más de 600 profesores interinos se quedarán sin trabajar. (Según datos de la Conselleria hay 4000 plazas menos de interinos en toda la Comunidad Valenciana).

Por tanto, tendremos que sumar 600 parados más a las ya maltrechas listas del paro de esta ciudad.

Este hecho ya grave de por sí, repercutirá también de forma muy negativa en un aumento desproporcionado de la ratio de alumno por aula. Tendremos más alumnos con menos profesores.

Otra de las consecuencias de estos recortes es que en la ciudad de Valencia más de 15.000 familias tendrán que pagar un 20% más que el año pasado para poder escolarizar a sus hijos de 0-3 años.

SANIDAD

En nuestra ciudad hay más de 15000 personas trabajando en la sanidad pública; estos trabajadores públicos que se les recortan sus derechos laborales y salariales, son aquellos que deben de atender las urgencias sanitarias, las consultas de atención primaria, los que entran todos los días en los quirófanos para operarnos o los que atienden los partos o tantas y tantas diversas atenciones.

El 40% de los trabajadores de la sanidad son interinos, de modo que más de 6000 personas de la ciudad de Valencia podrían ver peligrar su puesto de trabajo.

En nuestra ciudad, con los recortes del Consell, 44 centros de atención primaria cerrarán todos los sábados dejando sin servicios de urgencias a todos los vecinos de su zona, con la masificación que eso supondrá en los centros hospitalarios.

Les recuerdo que esta Comunidad que gobiernan sus compañeros de partido es la que menos dedica a sanidad por ciudadano y año del Estado (200 euros menos que la media).

Todo ello perjudicara seriamente a nuestros conciudadanos que a partir de ahora van a sufrir las consecuencias de estos recortes de forma directa:
- Aumento de las listas de espera.
- Posible privatización de la gestión de los centros de atención primaria.
- Disminución de guardias, que conllevará grandes problemas de atención a los ciudadanos.

Todo ello perjudicará seriamente a la atención en el sistema sanitario público que incidirá sobre todo en nuestros conciudadanos con más problemas y menos recursos, rompiendo la equidad del sistema, además de la importante presión para los profesionales, junto a la desmotivación y desincentivación en unos trabajadores que están al límite.

En resumen, la ciudad de Valencia como centro de gran concentración de servicios públicos va a verse muy afectada por estas políticas que concentran todas las medidas en los recortes de todo tipo pero que no generan ningún empleo y que van a contraer aun más la actividad económica.

Además, estamos ante un ataque al corazón del Estado de Bienestar y a las políticas que aseguran el avance de la igualdad lo que afectará a los sectores más vulnerables de nuestra ciudad, incrementarán los desequilibrios sociales, impactaran en la educación y la salud de los ciudadanos y, en definitiva perjudicaran el progreso económico y social de Valencia.






Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE