Saturday, May 22, 2021

VALÈNCIA DESTINA 48 MILLONES DE EUROS DEL REMANENTE A PALIAR LOS EFECTOS DE LA PANDEMIA

Borja Sanjuán: “La apuesta del Gobierno municipal es activar la economía local en lugar de amortizar deuda”

El Ayuntamiento de València ha acordado destinar 48 millones de euros del exceso de tesorería de 2020, los denominados remanentes, a paliar las consecuencias econó micas de la pandemia provocada por el Covid-19 a través de inversiones e inyecciones de capital en empresas y entidades de titularidad municipal. Otros nueve millones del remanente se conservan como fondo de prudencia para afrontar posibles indemnizaciones a titulares de concesiones o contratos municipales que se hayan podido ver afectados por la situación sanitaria.

Borja Sanjuán, concejal de Hacienda, ha explicado en rueda de prensa que “gracias a las medidas de flexibilidad presupuestaria impulsadas por el Gobierno central y aprobadas por el Congreso de los Diputados podemos disponer de los 57 millones de remanentes del ejercicio presupuestario de 2020 para inyectarlos en la economía local y paliar los efectos económicos de la pandemia”, La Comisión de Hacienda ha acordado apartar nueve millones para un denominado “fondo de prudencia” y distribuir el resto a la mayor brevedad.
“Algo más de 12 millones de euros van destinados directamente a gasto corriente de entidades o empresas municipales como el Palacio de Congresos o Aumsa cuyos resultados habituales han resultado muy deteriorados como consecuencia de la crisis sanitaria”, ha explicado Sanjuán, “el resto se destinar´a inversiones o transferencias de capital a empresas municipales”. Así, la EMT, por ejemplo, recibirá una aportación de capital de 10 millones de euros para afrontar su caída de ingresos como resultado del paralelo descenso de usuarios del transporte público por temor al contagio.
En condiciones normales y en virtud de la denominada ‘ley Montoro’, en referencia al ministro de Hacienda del último Gobierno del PP, los remanentes debían destinarse a a amortizar deuda. En el escenario actual, Sanjuán explicó que el Ayuntamiento desarrollará una “operación puente, que consiste en amortizar deuda a largo plazo por valor de 25 millones de euros y contraer deuda a corto plazo en condiciones mucho más ventajosas, para garantizar que las partidas de inversión a las que vayan destinados esos fondos se puedan usar el año que viene si no ejecutamos en 2021”.
“La apuesta del Gobierno municipal es por activar la economía local en lugar de anular deuda”, ha sentenciado el responsable de Hacienda. Así, se destinan 4 millones de euros extra a servicios sociales para paliar el contexto de crisis social sobrevenida, otros 1’6 millones a planes de empleo, y 1’2 millones de euros al comercio de proximidad y su dinamización. A sectores especialmente vulnerables como los mayores y los niños se destinan 700.000 euros, y a la cultura, la cultura festiva y el deporte también se les tiene en cuenta con 1’1 millones de euros que servirán para impulsarlos. Finalmente, se destinan más de 300.000 euros a la modernización tecnológica del Ayuntamiento, en un momento en que se ha demostrado la importancia de contar con unos servicios competitivos en lo tecnológico.
Por lo que respecta a las inversiones, los ejes de crecimiento de la ciudad continúan siendo las políticas de sostenibilidad, de protección social y de creación de empleo. Así, se contempla por un valor de 4 millones de euros sendos proyectos globales de accesibilidad en materia de movilidad para peatones, a los que debemos sumar mejoras de accesibilidad urbana en vías como la calle de la Democràcia (cerca de 1 millón de euros); la urbanización de la plaza Músic Antoni Eiximeno (1’4 millones); la renaturalización de la avenida Ausiàs March (1’9 millones); la redacción del proyecto para remodelar el jardín de la Remonta (500.000 euros); o la peatonalización de la calle Vila Barberà, entre las vías Doctor Gil y Morte y Bailén (300.000 euros); así como la redacción de varios proyectos como el de reurbanización del entorno de la Marina, en JJ Dómine (600.000 euros) o el proyecto de Bulevar cultural en Guillem de Castro y Xàtiva (800.000). Esta modificación atiende las necesidades de los mercados municipales, como en el caso del mercado de Torrefiel (400.000 euros), con la reparación de sus cubiertas, la mejora de la eficiencia energética en el mercado de Jesús (400.000 euros), o la reurbanización del entorno del mercado del Grau (400.000 euros). Los equipamientos deportivos en Nou Moles (1 millón), la puesta a punto de los campos de fútbol de pont de Fusta, Beniferri y Tres Creus (400.000), así como los equipamientos culturales y de biblioteca en el Carme (642.000 euros) también se contemplan en esta modificación de crédito.
El impulso a la compra pública de innovación (1’9 millones), las inversiones en alumbrado público (1’1 millones), la instalación de equipamientos fotovoltaicos por 3’9 millones de euros, la construcción de unidades de enterramiento por 1 millón de euros, y la inversión en la mejora de la Devesa y en el parque natural de l’Albufera por 5’5 millones de euros, completan esta modificación de crédito por lo que respecta a las inversiones.
Por último, la modificación de crédito también prevé una ampliación de capital a la EMT por valor de 10 millones de euros, y aportaciones de 1’3 millones de euros al Palau de Congressos, 1’1 millones a la empresa pública AUMSA, otros 500.000 euros al Palau de la Música y cerca de 400.000 euros a la fundación Turismo València.



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE