Wednesday, September 1, 2010

Ante el inicio del curso político (L´Informatiu, 01/09/10)


Todo inicio de un nuevo curso político supone un buen momento para hacer balance de las políticas anteriores y reflexionar sobre el futuro. En un periodo marcado las dificultades económicas y la corrupción vinculada al PP en la Comunitat Valenciana, los gobernantes deben actuar con ética y responsabilidad, con transparencia en la gestión y con racionalidad en el gasto. Lamentablemente, el equipo de gobierno municipal del Partido Popular no cumplió ninguna de estas premisas en el curso pasado.

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, centró su actuación en la defensa de Camps frente a su imputación en el caso Gürtel, en la autocomplacencia con la Generalitat pese a la falta de ejecución del Plan Confianza en la ciudad y la ausencia del fondo de cooperación municipal, en la crítica al Gobierno de España pese a su esfuerzo inversor en la ciudad, y en la falta de transparencia pese a los numerosas iniciativas del Grupo Municipal Socialista para garantizar la transparencia en la gestión.

La alcaldesa ha sido complaciente con Camps y victimista con el Gobierno, pese a que, con las obras del AVE incluidas, el Ejecutivo de Zapatero el Gobierno de España invertirá en Valencia en 2010 seis veces más que la Generalitat: 897 millones del Estado, frente a 143 del Consell. A ello se le suman los 87 millones que recibirá la ciudad con cargo al Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local, dentro del segundo Plan E.

Sin embargo, frente a los casi mil millones que invierte el Gobierno en la ciudad, Camps sólo ofrece a Valencia un plan de inversión local sin presupuesto que invita a la desconfianza. Y ello con el silencio cómplice de Barberá, impasible ante la falta de ejecución del plan en la ciudad y enmudecida ante la ausencia del fondo de cooperación municipal, la falta de firma del contrato-programa de transporte metropolitano con el Gobierno para paliar el déficit de la EMT y la deuda de la administración autonómica con la local.

En tiempos de crisis es más necesario que nunca elaborar un plan de austeridad serio y ambicioso, con medidas efectivas de recorte y racionalización del gasto público. La alcaldesa, además, debe abandonar la opacidad con la que gestiona las cuentas públicas y empezar a actuar con transparencia. Sería bueno que empezara el curso político aportando explicaciones convincentes sobre lo ocurrido en el Centro de Estrategias y Desarrollo, que se vio obligado a convocar de urgencia a su asamblea general el pasado mes de julio para aprobar las cuentas de 2006, 2007, 2008 y 2009, pese a las certificaciones depositadas por la entidad en el Registro Mercantil con el visto bueno de Barberá de que todos los miembros de la asamblea habían aprobado dichas las cuentas. Dicho periodo coincide con la contratación por parte del CEyD de servicios a empresas del grupo Laterne, que colaboró en la campaña electoral del PP en las municipales de 2007 y subcontrató a Orange Market el mitin de presentación de Barberá como candidata a la alcaldía. Durante ese mismo periodo, el Ayuntamiento de Valencia aportó al CEyD 3.306.400 euros.

Pero, sobre todo, es el momento de que Barberá deje de gobernar de espaldas a la ciudadanía y se preocupe por solucionar los problemas de la ciudad, desde el diálogo y la voluntad de consenso. El Tribunal Constitucional acordó en julio mantener la suspensión de los preceptos del decreto-ley aprobado por el Consell que autorizaban la ejecución del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Cabanyal-Canyamelar para dejar sin efecto la orden emitida por el Ministerio de Cultura que obliga a suspender las demoliciones previstas en el plan al considerar que la prolongación de la avenida de Blasco Ibáñez supondría la expoliación del patrimonio. Por ello, carece de sentido y escapa de toda lógica razonable que Barberá persista en su empecinamiento de destruir el Cabanyal haciendo caso omiso a los vecinos, a los expertos y a la oposición. La alcaldesa daría una buena noticia a todos los valencianos si a la vuelta de sus vacaciones anunciara la revisión del proyecto de prolongación de la avenida Blasco Ibáñez. Nosotros hemos seguido y seguiremos trabajando en ello.



Cercador
Enllaços
Síguenos en TwitterSíguenos en Twitter
Socialistes ValenciansSocialistes Valencians
PSOEPSOE